La nutrición y el comportamiento de los perros

Nutrición y comportamiento; una investigación sobre la práctica y la literatura.

Cada vez hay más evidencia de diferentes fuentes que no sólo en los humanos, pero también los perros, la nutrición diaria tiene una influencia en el comportamiento. A menudo oímos que después de un cambio o ajuste a la dieta, los perros se vuelven más estables, felices, y sus comportamientos más uniformes. También recibimos más y más reportes de terapistas del comportamiento que después de un cambio en la dieta “el pero de repente está mucho mejor”. Deseamos aclarar que esto no es una coincidencia, refiriéndonos a una serie de hechos relacionados con la dieta, sin ningún orden en particular.

Dato nutricional: la presión sobre el hígado

No hay ningún órgano tan variado en sus funciones como el hidalgo. Más de 500 procesos se llevan a cabo al mismo tiempo y entre las varias funciones que son esenciales para la vida, la desintoxicación del cuerpo es probablemente el proceso más importante.

Prácticamente todas las sustancias que han ingresado a la sangre a través de la pared de los intestinos eventualmente terminan en el hígado. El hígado almacena sustancias útiles o las procesa, y descompone sustancias tóxicas y en exceso. Si demasiadas sustancias tóxicas o innecesarias se consumen como parte de la dieta diaria, el hígado se exigirá demasiado con esta función de desintoxicación, y esto amenaza con poner presión sobre otros procesos importantes.

Puesto que los otros procesos importantes son esenciales para la vida, puede suceder que eventualmente se presente una situación permanente de “demasiadas sustancias tóxicas en la sangre”, lo que puede ser un dolor de cabeza para el perro. Los perros también a menudo tienen “una cabeza pesada” debido al esfuerzo hecho por el hígado.

Factores que pueden causar presión sobre el hígado incluyen demasiadas proteínas en la comida, en proporción con el contenido de energía. La proteína en exceso es descompuesta en el hígado y convertida en energía. El nitrógeno que es liberado es transportado a los riñones a través de la sangre en forma de urea.

Dato nutricional: la falta de, o la disponibilidad de, nutrientes esenciales.

Nuestra impresión es que, a menudo debido al proceso de producción, sustancias esenciales en el alimento se pierden y ya no están lo suficientemente disponibles. En nuestra opinión esto es, junto con el esfuerzo del hígado, un factor relacionado con el comportamiento de los perros que no debe ser subestimado. En el método de producción de alimentos para perros mas aplicado en el mundo, la extrusión, la cual resulta en pellets crocantes y ligeros, la temperatura sube a más de 150 °C. Esta temperatura daña ciertos ingredientes importantes.

Para dar un ejemplo: muchas de las vitaminas del complejo B, además de ser sensibles a la luz y al aire, son sensibles al calor. Y estas son las vitaminas más importantes relacionadas con el comportamiento.

Dato nutricional: las vitaminas

  • Vitamina B-1 (tiamina):

La tiamina juega un papel en la transferencia de la correcta coordinación muscular y el mantenimiento de la condición del sistema nervioso periférico. La relación entre la vitamina B-1 y el comportamiento se expresa principalmente en factores de comportamiento que reconocemos como hipersensibilidad y agitación. Incluso una ausencia marginal de vitamina B1 causa (por ejemplo) un aumento significativo en la hipersensibilidad y la agitación en los niños.

  • Vitamina B-3 (niacina/ácido nicotínico):

Junto con problemas nutricionales y de piel una ligera escasez de vitamina B-3 puede causar un comportamiento nervioso (nerviosismo y depresión en los niños).

(Nota: a pesar de que los nombres son similares, el ácido nicotínico no tiene nada que ver con la nicotina en el tabaco. Para evitar confusión con la nicotina, al ácido nicotínico también se le conoce como “niacina”.)

  • Vitamina B-5 (ácido pantoténico)

El ácido pantoténico promueve, además del crecimiento normal, un sistema nervioso saludable. Se requiere para convertir la colina en acetilcolina, la cual es importante para una función cerebral óptima. Su deficiencia también causa una susceptibilidad aumentada al estrés y al agotamiento mental. Asimismo, afecta la reparación de las células mal divididas.

  • Vitamina B-6 (piroxidina):

La piroxidina es esencial para el correcto funcionamiento del metabolismo (entre otros en el hígado). La sustancia juega un papel crucial en la formación de serotonina y por ende en el correcto funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso. Juega un gran papel en lograr un equilibrio entre los dos hemisferios del cerebro (la ausencia de este equilibrio puede producir epilepsia). Su deficiencia puede llevar a todo tipo de trastornos psicológicos. Es importante saber que la piroxidina (B-6) es la vitamina B más sensible al calor. Pues se pierde a temperaturas de entre 85-90 °C.

  • Vitamina B-12 (cobalamina):

La cobalamina es crucial para un sistema nervioso saludable. Su deficiencia puede llevar a daño cerebral y alteración de los nervios. Si la (sensible) vitamina B-6 no está presente en cantidades suficientes, esto también puede alterar el consumo de vitamina B-12.

Dato nutricional: los minerales y los oligoelementos

Junto con las vitaminas del complejo B, ciertos minerales y oligoelementos tienen una influencia importante sobre el comportamiento. Los dos más importantes son:

  • 1. Magnesio:

Este mineral juega un rol importante en varios procesos corporales tales como el suministro de energía a las células. Garantiza la conectividad eléctrica en el sistema nervioso y los músculos. Junto con el calcio garantiza la buena formación, crecimiento y desarrollo de los huesos. Además de esto el magnesio también permite que los músculos se relajen, al igual que el cerebro.

Además de calambres, un sentimiento de desconfianza es una de las consecuencias más importantes de la falta de magnesio en el cuerpo. La deficiencia de magnesio genera tantos calambres en el perro que él o ella no estará en posición suficiente de atender o reaccionar a sus alrededores. El nerviosismo también aparece, y en muchos casos el comportamiento se vuelve impredecible.

Aún cuando en los alimentos para perros de hoy en día el magnesio está disponible en cantidades suficientes, su deficiencia ocurre más a menudo de lo que comúnmente se piensa. El magnesio es un mineral extremadamente difícil para los intestinos. Incluso si la flora intestinal está ligeramente alterada, la absorción de magnesio es inmediatamente comprometida. Puesto que el 98% del magnesio se encuentra en los músculos y sólo el 2% en la sangre, una deficiencia del mismo es difícil de detectar. El llamado cambio de “diagnóstico” en la dieta produce los mejores resultados para detectar si existe una deficiencia de magnesio y si ésta juega un papel en el comportamiento (incorrecto) del perro.

  • 2. Manganeso:

Este es un oligoelemento esencial que es necesario para el funcionamiento normal del cerebro. Entre otras cosas, juega un papel en activar las enzimas que son necesarias para el procesamiento correcto en el cuerpo de entre todo la vitamina B1 (ver arriba). Tal como en el magnesio, es necesario en el caso del manganeso que la flora intestinal esté en buena condición, para que éste pueda ser absorbido por el cuerpo. El manganeso es importante en la formación de la tiroxina, la hormona más importante producida en la glándula tiroides. Puesto que el manganeso también tiene gran influencia en el reflejo muscular, una deficiencia de éste puede causar apatía, falta de ánimo, reacciones lentas y cansancio.

Conclusión:

Aunque existen diferentes factores que influencian el comportamiento de los perros, nos hemos hecho a la tarea de resaltar algunos de los factores nutricionales más importantes. Además del hecho de que un número de sustancias se vuelven inútiles durante el proceso de producción de extrusión, cada vez más a menudo vemos cómo se producen deficiencias en el cuerpo porque la flor intestinal está en una frágil o mala condición. En los artículos científicos cada vez se resalta más el hecho de que una flora intestinal buena, diversa y balanceada es esencial para la digestión de diferentes sustancias.

También creemos que el hecho de que cada vez más comida “fácil de digerir” (no confundir con comida altamente digerible) está en oferta (en términos de su efecto en una buena flora intestinal) juega un papel negativo en la salud de los perros. La flora intestinal se vuelve más “perezosa” puesto que la falta de cambio significa que la capacidad de la flora intestinal necesaria para procesar esta comida fácil de digerir es limitada.

Además vemos que muchas sustancias valiosas que son importantes para la vida se pierden o no están disponibles debido a las altas temperaturas en el proceso de extrusión más comúnmente usado. El rociado posterior de vitaminas, incluyendo el complejo B, sobre los pellets, tiene muy poco efecto debido a que la mayoría de vitaminas B además de ser sensibles al calor, también son sensibles a la luz y al aire.

A continuación algunas recomendaciones para lograr una buena salud “mental”, además de una buena salud general:

  • Asegúrate de que tu perro tenga una flora intestinal buena, diversa y balanceada. Esto forma la base de toda la salud, incluyendo la salud mental.
  • Dale a tu perro un alimento que contenga tan pocas sustancias químicas como sea posible, para reducir el esfuerzo del hígado. Los productos Farm Food no contienen sustancias químicas.
  • No le des a tu perro un alimento con una proporción de proteína más alta del 25%. Esto también aplica para cachorros y perros jóvenes, para evitar poner el hígado bajo presión, el cual aún no se ha desarrollado completamente. La proporción de proteína es el porcentaje de energía total que se deriva de las proteínas. Puedes leer más sobre la proporción de proteína en nuestro artículo “¿Cuáles requerimientos debe satisfacer un alimento para perros?”.
  • Dale a tu perro un buen pellet prensado como Farm Food HE. Puesto que la temperatura durante el pensado nunca excede los 75 °C podrás estar seguro que todas las sustancias necesarias en el alimento estarán presentes y en buen estado. Esto a diferencia de la extrusión, en la cual el alimento es sometido a temperaturas extremas para que éste se vuelva crocante.
  • Si no estás seguro, usa el “cambio de dieta positivo de diagnóstico” y discute esto antes y después con tu instructor o con tu terapista de comportamiento de perros (si estás en un curso en una escuela de entrenamiento para perros).
  • Observa de cerca las heces de tu perro. Las heces de color claro y aguadas a menudo indican (y por lo general están acompañadas de) una flora intestinal débil o en malas condiciones. Las buenas heces son fáciles de recolectar y son de color oscuro.

Por supuesto Farm Food HE está 100% basado en esta filosofía.

Print Friendly, PDF & Email