Ayuda, mi perro tiene sobrepeso!

El nombre científico de sobrepeso es obesidad y su descripción es: la acumulación de un exceso de grasa en el cuerpo, debido a la ingesta de más energía (calorías) de la que se consume. Al igual que en las personas, el exceso de peso en los perros se está convirtiendo en un problema común. Varios estudios han demostrado que el 30-40% de todos los perros en el mundo occidental pesan demasiado. El sobrepeso suele provocar todo tipo de problemas para la salud. Muchos perros con sobrepeso sufren de problemas de corazón, hígado o riñón, no aguantan bien el calor, se mueven menos y envejecen antes. Además, los perros con un exceso de peso son más propensos a padecer problemas articulares.

¿Qué causa el sobrepeso (obesidad)?

Una de las causas principales es que el metabolismo de nuestros perros, ya sean grandes o pequeños, sigue siendo igual que el de su antepasado, el lobo. En nuestra opinión, el problema se arraiga sobre todo en el «cuerpo obsoleto» que sigue pensando y actuando como en tiempos prehistóricos y almacena la grasa de manera demasiado eficiente (reservas). El cuerpo no sabe que ya no es necesario almacenar reservas para los tiempos en que la comida escasea. Por lo tanto, cuando se le dé demasiada comida o premios al perro, «su instinto» no lo rechazará, porque no sabe que mañana también habrá suficiente comida. Además, los perros ya no tienen que trabajar y hacer ejercicio depende ahora de la movilidad de su dueño.

Otra causa radica en la diferencia entre el hambre física y mental. El hambre física se puede subdividir en hambre «energética» y hambre «técnica». En el caso de hambre «energética» el cuerpo dispone de demasiada poca energía (azúcar en sangre) y esta energía debe ser producida mediante la ingesta de alimentos o la quema de grasa corporal. Hambre «técnica» simplemente significa que el estómago está vacío y, aunque hay energía disponible, exige ser llenado. Lo último también es una de las razones por las que el alimento «dietético» rico en fibra no funciona a largo plazo. Solo rellena el volumen y provoca que el estómago del perro crezca, lo que resulta en cada vez más hambre «técnica».

El hambre mental se produce cuando el perro no puede satisfacer su necesidad natural  de «después de comer». No solo el metabolismo de nuestro perro sigue siendo igual al del lobo, también – ya sean grandes o pequeños – su comportamiento básico se mantiene idéntico. Los lobos siempre mastican algo inmediatamente o poco después de comer. Dependiendo de lo que esté disponible, mastican palos, huesos o trozos de piel. Solíamos pensar que la razón de este comportamiento era producir saliva o limpiar los dientes. Sin embargo, ahora sabemos que el masticar libera endorfinas en el cuerpo. Además de proporcionar una sensación de relax, estas endorfinas también reducen el miedo y la agresividad. ¡Y al satisfacer su necesidad de masticar, también satisface su hambre mental!

Después de lo anterior quedará claro que para los perros es muy importante masticar algo. Si un perro no puede satisfacer esta necesidad natural, hará todo lo posible para compensar este comportamiento mediante la búsqueda de «algo agradable». A menudo esto resulta en conseguir un premio o snack.

Sin embargo, otra causa común de la obesidad es que, debido a los métodos de producción modernos de alimento para perros, como la extrusión/expansión y la cocción, los ingredientes son sobrecalentados hasta tal punto que se producen cambios indeseados en la composición de algunos de los ingredientes.

Sobre todo las grasas se ven afectadas (transformadas) por el sobrecalentamiento. Por un lado el proceso de sobrecalentamiento provoca la creación de sustancias que son una carga para el metabolismo y por el otro lado resulta en deficiencias, ya que el sobrecalentamiento hace que algunos nutrientes imprescindibles se pierdan (total o parcialmente). Como el cuerpo busca un equilibrio, el perro comerá más para intentar reponer estas deficiencias y eliminarlas.

¿Qué hacer cuando el perro tiene sobrepeso?

Procure que el perro haga más ejercicio, pero hágalo poco a poco, no le «exija» demasiado. No le dé al perro ningún «snack o premio». Si el perro está pidiendo, dele algo natural para masticar que tenga poco o ningún valor energético (por ejemplo Farm Food Rawhide®). En función de recompensa puede decir algo agradable y acariciar al perro. También le puede dar un Farm Food Trainer (corazón de buey secado) o un pellet prensado en frío de Farm Food HE.  No dé nada de comida al perro antes de haber salido a pasear o jugar. Recuerde que el lobo siempre tenía que cazar antes de comer. Divida la cantidad diaria de alimento en al menos 3 comidas para crear un nivel de azúcar en sangre lo más estable posible. Así podrá, en cierto modo, «programar el cuerpo obsoleto» en la creencia de que no hay escasez de alimentos y que no hace falta guardar energía. Además, una cantidad menor en cada comida reducirá el tamaño del estómago de manera natural (esto puede tardar varios meses).

Nunca dé a su perro un «alimento dietético o light», ya que estos alimentos suelen contener mucha fibra y poco valor energético. Esto aumentará el «hambre técnica» y el tamaño del estómago.  Si usted está actualmente dando alimento extrusionado/expandido o cocinado a su perro (ambos tipos se pueden reconocer por el hecho de que flotan en el agua), se recomienda cambiar a nuestro alimento completo prensado en frío Farm Food HE. Es recomendable de todos modos, porque Farm Food HE es un alimento prensado completo, por lo que usted sabrá con certeza que su perro puede utilizar todo lo que contiene, recibe todo lo que necesita e incluso puede reponer cualquier deficiencia. No dé más del 60 -75% de la cantidad diaria recomendada y complemente esa cantidad con aproximadamente 10-15% de tripas verdes para mejorar la flora intestinal. Tenga en cuenta que cuando el perro pierda peso realmente necesitará y se beneficiará de esta flora intestinal mejorada.

Asegúrese de que su perro puede satisfacer su necesidad natural de masticar después de comer, ya que así también satisfacerá su hambre mental. La mejor manera de hacerlo es dándole al perro un hueso masticable Farm Food Rawhide®. Siempre deje algunos huesos a su alcance. Si su perro pide, coja el hueso de su cama y ofrézcaselo. Los huesos de Farm Food Rawhide® apenas contienen grasa y la proteína es una proteína pura de colágeno que no es absorbida en el torrente sanguíneo. Por lo tanto, el valor nutricional de Farm Food Rawhide® es prácticamente nulo. Además, como la proteína de colágeno no es absorbida en el torrente sanguíneo, los huesos también son adecuados para perros con una alergia alimentaria.

¡Importante!

Durante la pérdida de peso la grasa corporal se descompone y es convertida en energía. En la mayoría de los casos, sustancias no degradables y extrañas se han almacenado en esta grasa. Las cantidades y el tipo de sustancias dependen en gran medida de los alimentos (y premios) que dé a su perro. Tan pronto como su perro empiece a perder peso, estas sustancias se liberarán y pueden aparecer síntomas de desintoxicación como pérdida de pelo, heces blandas, lamer las patas, granitos en la zona de la ingle, etc. Este proceso de desintoxicación es una reacción natural del cuerpo y no se puede detener cuando se produce. Como Farm Food HE no contiene sustancias químicas (por ejemplo, antioxidantes, conservantes, colorantes, aromatizantes y saborizantes artificiales) y, además, no se han generado desechos en un proceso de sobrecalentamiento, el suministro de estas sustancias nocivas se detendrá. Esto ayuda al cuerpo (hígado) a «limpiar todo lo malo». Mejorar la flora intestinal añadiendo algunas tripas verdes también ayuda a su perro a volver a estar sano y activo.

Por favor, póngase en contacto con uno de nuestros especialistas para cualquier pregunta que pueda tener. Ellos le ayudarán a tratar los problemas de salud de su perro. Tel: +31 548 61 99 77 o correo electrónico: [email protected]