Ayuda, mi perro tiene Giardia!?

La giardia es un parásito intestinal y estomacal persistente que puede dañar seriamente a los intestinos. Cada vez vemos que hay más perros infectados por este parásito. Por desgracia, esta infección no siempre se reconoce o detecta. Esto se debe a que la giardiasis no siempre se detecta durante una inspección de las heces, mientras que la infección si existe en los intestinos. Es necesario realizar al menos tres pruebas para dar un diagnóstico correcto y ni siquiera así es 100% fiable, ya que este parásito tiene un ciclo de vida muy particular.

La causa

La giardia es una zoonosis que es altamente infecciosa. Es fácil que un animal se vuelva a infectar al comer o beber comida o agua infectada o a través del contacto directo con animales infectados (por ejemplo los perros que comen heces).

Los perros que corren el mayor riesgo suelen ser los cachorros y los perros que tienen las defensas bajas (causado por estrés, edad o  enfermedades). También vemos a menudo que los perros importados están infectados por el parásito giardia. Muchas veces se han realizado pruebas en su país de origen, sin embargo, en nueve de cada diez casos el parásito no es detectable. Después del viaje, que causa mucho estrés, el parásito entra en acción.

Reconocer los síntomas de la giardiasis

El síntoma más común es diarrea y heces variables, desde aguadas y tipo ‘boñiga’ a sólidas. También puede haber sangre y mucosidad en las heces. Al mismo tiempo el perro puede sentirse enfermo o tener náuseas y por lo tanto tener mucho menos apetito. Como resultado las defensas del perro bajan aún más y el parásito puede atacar incluso más fuerte.

Tratamiento

Es importante reforzar las defensas del perro tan pronto como sea posible. La flora intestinal juega un papel importante en este proceso. Sin embargo, hay que hacerlo con cuidado, porque nunca se sabe cuánto daño ha provocado la infección en los intestinos. Como muchos de los tratamientos contra los gusanos no son eficaces contra el parásito giardia, le aconsejamos que dé a su perro metronidazol (Metrazol) o fenbendazol (Panacur) y que empiece a alimentar a su perro durante cinco días con una dieta de carne fresca completa, en base a carne de vacuno (asegúrese de que contiene todas las vitaminas, minerales y oligoelementos necesarios). Vierta durante los dos primeros días agua hirviendo sobre la carne (en un colador) durante dos segundos, para que la carne sea menos cruda y así proporcionar un descanso a los intestinos. Los siguientes 3 días debe dar al perro el alimento completo de carne fresca crudo.

Después de estos cinco días debe reducir poco a poco la ingesta de carne fresca de vacuno y añadir una dieta completa de carne fresca que contiene al menos un 60% de tripas verdes (sin lavar). (Asegúrese de que contiene todas las vitaminas, minerales y oligoelementos necesarios). Este es el comienzo de la recuperación de una flora intestinal sana (lea el artículo «flora intestinal» en nuestra publicación Farm Food HE).

Una flora intestinal saludable es importante para evitar intestinos sensibles, aumentar las defensas, mejorar la digestión de alimentos, etc. Siga con la dieta de carne fresca con tripas verdes durante un período de 14 días. Después puede cambiar gradualmente a nuestro alimento completo prensado en frío Farm Food HE.

En el principio es muy importante que divida la cantidad diaria de alimento sobre varias comidas al día. Si las heces no mejoran, póngase en contacto con uno de nuestros expertos nutricionales para buscar una posible solución (en la dieta). Si tiene alguna pregunta o necesita asesoramiento personal, estaremos encantados de atenderle. Puede ponerse en contacto con nosotros por teléfono en el + 31 548 61 99 77 o a través del correo electrónico: [email protected]